Jacob Slaton

Orlando Aguillon

 See this article in English at Working to Learn, Learning to Work.

Cuando los jóvenes se preparan para graduarse de la escuela secundaria, lo más probable es que hayan comenzado a desarrollar planes de carrera o tengan una idea de cómo quieren ganarse la vida.

A menudo eso significa alguna forma de educación continua.

Un diploma universitario puede mostrarles a los empleadores potenciales la capacidad de completar tareas, mientras que la experiencia universitaria ofrece actividades extracurriculares que se ven bien en un currículum, así como la oportunidad de formar conexiones que podrían dar sus frutos más adelante.

Pero la universidad, incluso las escuelas de dos años que ofrecen títulos de asociado también son costosas.

Según ontocollege.com, la matrícula estatal para una escuela pública de cuatro años en Arkansas en 2020-2021 fue de $18,262, $24,998 para escuelas privadas y $3,484 para universidades de dos años.

Las consideraciones financieras son una razón principal por la que muchos estudiantes en los EE.UU. no completan un título de cuatro años, y eso es especialmente cierto para los hispanos. Según un estudio de Pew Research, el 71% de los hispanos dijeron que necesitaban trabajar para apoyar a sus familias (comparado con el 66% de los africanos americanos y el 49% de los anglosajones), el 69% dijo que no podía pagar una escuela de cuatro años y el 42% No creía que pudieran entrar.

La escuela de oficios o un programa de capacitación laboral ofrecen un camino más rápido y asequible hacia una carrera bien remunerada, y se ven cada vez más como una alternativa a la universidad en una economía en auge y de alta tecnología.

Cualquiera que sea el camino que un estudiante considere, el Distrito Escolar de Springdale es un ejemplo del enfoque de las escuelas secundarias en el desarrollo de la fuerza laboral y la educación continua. A través de los programas “College and Career Readiness” (CCR por sus siglas en inglés) y “Jobs for America's Graduates” (JAG por sus siglas en inglés), Springdale trabaja para alinear aptitudes e intereses con trayectorias profesionales que podrían incluir empleo a tiempo completo o parcial o educación postsecundaria.

A través de You Science (una plataforma de aptitudes e intereses para los grados 6to. al 12vo.), encuestas de interés profesional, creación de currículums, asociaciones comerciales e industriales, trabajos de campo, oportunidades de créditos curriculares específicos y más, Springdale presenta a los estudiantes oportunidades más allá de las opciones de comida rápida y las tiendas minoristas habituales.

Esto incluye a los estudiantes hispanos y, el director de Capacitación de la Fuerza Laboral, Rodney Ellis señaló que, los estudiantes bilingües aportan valor agregado al lugar de trabajo.

“Utilizando estas estrategias, los jóvenes y adultos mayores hispanos tienen más oportunidades en la fuerza laboral en el clima económico actual en un puesto de nivel de entrada, lo que puede conducir a una carrera en la que han recibido capacitación”, dijo Ellis.

Durante 15 años, Kimbel Mechanical Systems de Fayetteville ha tenido un programa de aprendizaje de plomería y está implementando un programa de aprendizaje de electricista. A través de su Escuela de Mecánica en el Noroeste de Arkansas (NWAMech), Kimbel contrata nuevos trabajadores y les enseña sus habilidades mientras ganan un cheque de pago, en lugar de que ellos o su empresa paguen la matrícula en una escuela de oficios.

El costo del programa se descuenta del sueldo del empleado en cuotas mensuales, la capacitación en el trabajo se realiza durante el día y la educación sobre códigos durante la noche. Al final, dijo Barclay, los empleados tienen la confianza y el conocimiento para aprobar los exámenes comerciales.

Con suerte, los empleados capacitados permanecerán durante al menos un año y, por lo tanto, se les reembolsará la matrícula. Pero el programa tiene una buena respuesta y recomendación de boca en boca, y un canal a más trabajadores potenciales gracias a la creación de redes, especialmente en la comunidad hispana.

“No sé si ves esto en otras industrias, pero específicamente con nuestra población de habla hispana, si un par de ellos vienen aquí y tienen cierto éxito, conocen a otro par que conocen a un par de personas que conocen a un par de personas, y así”, dijo Barclay. "Una vez que llegan aquí y ven 'Oye, me tratan bien', entonces tenemos una red más amplia de referencias".

POR LOS NÚMEROS

$13,677
de matrícula anual promedio para todas las instituciones de educación superior en los EE.UU. en 2020-2021.

$9,375
de matrícula anual promedio para una universidad pública de cuatro años en 2020-2021.

$32,825
Matrícula promedio anual para una universidad privada de cuatro años en 2020-2021.

71%
de los latinos que dicen que deben trabajar para apoyar o mantener a una familia.

69%
de los latinos que dicen que no pueden pagar un título de cuatro años.

3.14 millones
de matrículas hispanas proyectadas en educación superior para 2026.

4 millones
Projected Hispanic enrollment in higher education by 2026

Fuentes: ontocollege.com, Pew Research Center, Asociación Hispana de Colegios y Universidades